La familia es el santuario de la vida

La familia es el santuario de la vida

La familia es verdaderamente el santuario de la vida; el ámbito donde la vida puede ser acogida y protegida de manera adecuada ante los múltiples acontecimientos a los que está expuesta, y puede desarrollarse según las exigencias de un auténtico crecimiento humano. 

La familia, por sus lazos naturales, favorece el desarrollo de lo irrepetible de la persona, es decir, de su intimidad, y de los valores humanos que todas las sociedades necesitan. Si se concibe al hombre como un ser libre, necesita de la familia para conocer sus posibilidades y sus limitaciones personales a fin de aprovechar unas y superar otras; y todo eso para alcanzar un mayor autodominio.


La familia es una escuela de humanización del hombre, para que crezca hasta hacerse verdaderamente hombre; en ella aprendemos valores y nos proporciona identidad, raíces, factores indispensables para el equilibrio psicológico.

En toda sociedad, las familias generan paz, porque enseñan el amor, la aceptación y la convivencia, que son los mejores antídotos contra el odio, los prejuicios y la venganza que envenenan la vida de las personas y las comunidades.

La función de la familia es determinante e insustituible en la promoción y construcción de la cultura de la vida.

Misión educadora de la familia

La familia es el primer espacio educativo donde puede y debe vivirse la experiencia de saberse aceptado incondicionalmente, vivencia enraizada en los vínculos que unen a la familia:



Es el ámbito natural del amor. En la familia, los padres quieren a sus hijos como son, es decir, no los quieren porque sean más guapos o más inteligentes, o porque sea niño o niña, o porque hagan las cosas bien o mal (como sucede en la sociedad) sino que los quieren como son (en lo más profundo) aunque sean poco agraciados, o poco dotados, simplemente porque son SUS hijos, porque ellos les dieron la vida y son sangre de su sangre y aunque el cariño de los abuelos o de los tíos sea muy grande, nunca será como el amor de los padres por sus hijos.

Es la primera escuela de valores humanos y sociales.

Es agente que educa a sus miembros y se abre a la gran comunidad humana, compartiendo con ella sus bienes.

Es lugar insustituible para el desarrollo de la afectividad del niño y del adolescente.

La familia es nuestra fuerza, es la unidad fundamental de la que surgen los valores que más apreciamos: la paz y la seguridad, la solidaridad, la gratitud, la confianza y la lealtad, la responsabilidad, la amistad, el honor y la nobleza.

Video: Lo esencial de la familia es quererse. Duración: 2 minutos.

El filósofo y escritor Gregorio Luri explica por qué el amor familiar es la mayor protección psicológica que pueda concebirse para el ser humano. Descubre los beneficios que nos aporta que nuestros padres y hermanos nos quieran incondicionalmente.


Frente Nacional por la Familia

Minuto de formación V# 15 #16

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Calaverita FomArte

Una Voce Puebla, tienes que vivirlo

La misión de Hans Urs von Balthasar y Adrienne von Speyr